Objetivos del sistema Canon EOS M (EF-M) – Cámaras sin espejo

Objetivos recomendados para cámaras del sistema M de Canon: Canon M5, Canon M6, Canon M50, Canon M100… Criterios de elección en función de uso y presupuesto

 

Índice rápido de contenidos:

 

 

Introducción al sistema M de Canon

El sistema de cámaras sin espejo de Canon salió al mercado a mediados de 2012 (cámara Canon EOS M) con la idea de crear cámaras con prestaciones similares a las réflex de gama media, pero con un tamaño y peso más reducidos.

Los objetivos y cámaras del sistema M utilizan la montura EF-M. En general son objetivos más pequeños y ligeros que los correspondientes modelos de la gama réflex.

El sistema se diseñó para facilitar la compatibilidad con objetivos del sistema réflex de Canon (montura EF / EF-S) utilizando un adaptador que proporciona Canon (o de terceras partes)

Las cámaras del sistema M ofrecen una calidad de imagen, vídeo y prestaciones en general similares a las cámaras réflex de gama media y de entrada de Canon. Modelos como la M5 o la M50, que incluyen visor electrónico, son básicamente ‘réflex’ un poco más pequeñas. Otros modelos del sistema como la M6 o la M100 no incluyen visor y están diseñadas para tener un tamaño lo más pequeño posible.

 

 

Objetivos fijos para dar el salto desde el objetivo de kit

¿Por qué objetivos fijos?

Los objetivos fijos tienen una estructura óptica (conjunto de lentes) mucho más sencilla que los objetivos de focal variable (objetivos zoom).

A igualdad de gama, los objetivos fijos ofrecen normalmente una mayor calidad óptica que los objetivos zoom. Esto se traduce en mayor nitidez y una mejor gestión de las diferentes aberraciones ópticas. Además suelen tener una mayor apertura máxima.

Objetivos fijos recomendados:

 

Canon EF-M 22mm f/2

Es uno de los objetivos más valorados del sistema M. Es de tipo pancake, muy pequeño, súper ligero, muy nítido y con una apertura máxima de f/2.

La focal equivalente en cuanto a ángulo de visión sería de unos 35mm, perfecta para fotografía callejera por ejemplo, aunque en general es una focal muy versátil.

También se utiliza mucho en vídeo, para grabarse a uno mismo en canales de youtube y similares. La apertura nos da un margen extra grabando en interior con menos luz y dependiendo del encuadre podremos conseguir un buen desenfoque del fondo.

 

PROS:

  • Muy pequeño y ligero
  • Muy luminoso con su apertura máxima de f/2
  • Muy nítido
  • Ideal para fotografía callejera. Muy buena opción para vídeo (grabarse a uno mismo, etc.)
  • Combinación perfecta en cuanto a tamaño con las cámaras del sistema M
  • Sistema de enfoque STM que ofrece un enfoque suave y preciso, genial para vídeo
  • Buena relación calidad precio
  • Es uno de los objetivos ‘obligatorios’ del sistema M

CONTRAS:

  • No tiene estabilizador óptico. En algunos casos será recomendable usar trípode, sobre todo en vídeo para conseguir tomas sin vibraciones molestas.
  • El enfoque manual es de tipo ‘by-wire’ como en muchos objetivos modernos, es decir, no es mecánico sino que el anillo de enfoque actúa como control electrónico del motor del objetivo. En este tipo de sistemas no hay relación lineal entre el movimiento del anillo y el desplazamiento del enfoque, con lo que no son válidos para establecer marcas o referencias de enfoque en vídeo. Por lo demás cumple su función correctamente.
  • El chasis es de plástico para conseguir un objetivo ligero y barato. Sin embargo la montura es de metal.

 

 

 

 

Canon EF-M 32mm f/1.4 STM

Uno de los mejores objetivos del sistema M de Canon. La focal equivalente en cuanto a ángulo de visión sería de unos 51mm, muy polivalente. No llega a ser un objetivo de retrato para primeros planos (por la distorsión geométrica si nos acercamos mucho al sujeto) pero sí es una buena opción para retratos con planos un poco más amplios.

La apertura da mucha libertad para trabajar en condiciones de luz delicadas. Por ejemplo para interiores o para fotografía callejera, fotografía nocturna, etc.

El 32mm f/1.4 es muy nítido en todo el rango de aperturas, con el punto dulce entre f/2.8 y f/4

Es un buen objetivo por ejemplo para vídeo, para grabarnos a nosotros mismos y obtener un desenfoque de fondo muy agradable.

 

PROS:

  • Relativamente pequeño y ligero
  • Muy luminoso con su apertura máxima de f/1.4
  • Muy nítido en todo el rango de aperturas
  • Focal muy polivalente: fotografía callejera, interiores, vídeo, retrato incluso…
  • Sistema de enfoque STM que ofrece un enfoque suave y preciso, genial para vídeo

CONTRAS:

  • No tiene estabilizador óptico. En algunos casos será recomendable usar trípode, sobre todo en vídeo para conseguir tomas sin vibraciones molestas.
  • El enfoque manual es de tipo ‘by-wire’ como en muchos objetivos modernos, es decir, no es mecánico sino que el anillo de enfoque actúa como control electrónico del motor del objetivo. En este tipo de sistemas no hay relación lineal entre el movimiento del anillo y el desplazamiento del enfoque, con lo que no son válidos para establecer marcas o referencias de enfoque en vídeo. Por lo demás cumple su función correctamente.
  • El chasis es de plástico para conseguir un objetivo ligero y barato. Sin embargo la montura es de metal.

 

 

 

 

 

Canon EF 50mm f/1.8 (con adaptador EF / M)

Es un objetivo que vale la pena tener, aunque tengas que comprar el adaptador para usarlo en una cámara del sistema M. Resumen: es bueno, bonito y barato

En cuanto a ángulo de visión, colocado en una cámara con sensor APS-C, sería equivalente a un 80mm. Es una muy buena opción para retrato o para primeros planos en vídeo, pero tienes que tener en cuenta que necesitarás algo de separación del sujeto dependiendo del encuadre que necesites. Con su gran apertura te va a permitir conseguir unos bonitos fondos desenfocados.

La apertura también va a venir bien en situaciones de menos luz, en interiores, museos, para fotografía nocturna…

Es un objetivo muy muy nítido. Si lo vas a utilizar para vídeo, la versión STM es recomendable ya que ofrece un enfoque muy suave y silencioso.

 

PROS:

  • Nitidez
  • Muy luminoso con su apertura máxima de f/1.8
  • Perfecto para retrato, primeros planos en vídeo, para conseguir fondos desenfocados
  • Sistema de enfoque STM que ofrece un enfoque suave y preciso, genial para vídeo
  • Excelente relación calidad precio, incluso aunque tengas que comprar el adaptador sólo para este objetivo valdría la pena
  • Es pequeño y ligero, incluso con adaptador queda bastante bien integrado en las cámaras Canon M

CONTRAS:

  • No tiene estabilizador óptico
  • La construcción es principalmente en plástico (pero la montura es metálica)

 

 

 

Objetivos para complementar o sustituir al objetivo de kit

En el catálogo de objetivos EF-M encontramos dos objetivos de kit con similares prestaciones y rangos focales:

  • Canon 15-45mm f/3.5-6.3 IS STM
  • Canon 18-55mm f/3.5-5.6 IS STM

 

En general son muy buenos objetivos en lo que respecta a nitidez, nada que ver con objetivos de kits de otras épocas (conocidos como pisapapeles)

Lógicamente no podemos esperar el nivel de nitidez de un objetivo de focal fija de gama media, pero en general ofrecen unos resultados más que dignos. El punto más débil sería la apertura máxima. Son objetivos poco luminosos en general y tendremos que recurrir al ISO cuando no tengamos una buena iluminación en la escena, sobre todo si lo usamos para vídeo.

¿Qué diferencias hay entre los dos?

  • El 15-45mm es más pequeño y ligero. Tiene un modo de transporte que colapsa el objetivo cuando no lo estamos usando y lo deja en un tamaño perfecto para estas cámaras del sistema M. Podemos llevar el conjunto en un bolsillo de una chaqueta.
  • El rango focal del 15-45mm me parece más usable, sobre todo para vídeo si queremos un ángulo de visión más amplio o para fotografía de arquitectura, paisajes, viajes (edificios, turismo, etc.)
  • En el 18-55mm aprovechamos más la parte de teleobjetivo
  • Además el 18-55mm tiene una apertura máxima mayor en el rango focal más alto (f/5.6 vs f/6.3)

 

Objetivos para complementar ese rango focal:

 

Canon EF-M 55-200mm f/4.5-6.3 IS STM

Es posiblemente el mejor complemento para el objetivo de kit, para extender el rango focal y tener un teleobjetivo pequeño y ligero, que encaja perfectamente con la filosofía de las cámaras Canon M.

La distancia focal equivalente en cuanto a ángulo de visión iría desde los 88mm hasta los 320mm

No es un objetivo para fotografía de aves o de animales salvajes (se queda un poco corta la focal máxima), pero para la mayoría de situaciones en que necesitemos un teleobjetivo medio cubre bastante bien. Por ejemplo si vamos de viaje, con el 15-45mm y el 55-200mm tenemos cubierto un rango muy amplio para casi cualquier tipo de situaciones.

Es un objetivo con estabilizador óptico, que nos vendrá muy bien en situaciones en que tengamos que usarlo a mano alzada. Y el sistema de enfoque es STM (motor paso a paso), muy suave, preciso, rápido y silencioso.

Como ocurre con otros objetivos zoom del sistema EF-M la apertura máxima (f/4.5-6.3) nos puede limitar un poco en situaciones de poca luz.

La calidad óptica es razonablemente buena. Es un objetivo que ofrece una nitidez aceptable, sobre todo si podemos usarlo a f/8.

En determinadas situaciones a contraluz o con la luz entrando en ángulo desde la parte frontal puede producir bastantes destellos, que pueden ser bastante desagradables.  Por lo demás es un objetivo con muy buena relación calidad precio, es pequeño y ligero, y en general es un objetivo totalmente recomendado.

 

PROS:

  • Relativamente pequeño y ligero para el rango focal que cubre
  • Bastante nítido
  • Buena relación calidad precio
  • Sistema de enfoque STM que ofrece un enfoque suave y preciso, genial para vídeo
  • Incluye estabilizador óptico

CONTRAS:

  • La apertura máxima: f/4.5. Nos va a limitar en situaciones de menos luz, en interiores, etc. Es un objetivo que necesita una buena iluminación (natural o artificial) para rendir bien
  • El enfoque manual es de tipo ‘by-wire’. Funciona bien, pero
  • El chasis es de plástico para conseguir un objetivo ligero y barato
  • La montura es de plástico. Tendremos que tener un poco de cuidado al quitar y poner el objetivo en la cámara

 

 

 

Canon EF-M 11-22mm f/4-5.6 IS STM

La focal equivalente en cuanto a ángulo de visión iría de 17.6mm hasta unos 35mm, lo que nos va a permitir un ángulo de visión bastante amplio en las cámaras del sistema M.

Es un objetivo perfecto para paisajes y arquitectura / interiorismo.  También para vídeo, por ejemplo para vlogging cuando queremos grabarnos a nosotros mismos teniendo detrás una vista amplia del fondo, por ejemplo un paisaje, entorno urbano, etc.

El Canon 11-22mm tiene estabilización óptica, que funciona bastante bien tanto en fotografía como en vídeo.

Con respecto al 15-45mm, son sólo 4mm de diferencia y parece que no es significativo, pero sí se nota bastante la diferencia en el ángulo de visión que conseguimos. En cuanto a ángulo de visión estaríamos en unos 90 grados (horizontal) a 11mm frente a los 74 grados (horizontal) a 15mm

La nitidez de este objetivo es en general muy muy buena, sobre todo en las focales más cortas, y teniendo en cuanta su gama y precio es una excelente opción para tu cámara Canon EOS M.

Uno de los puntos menos positivos es la apertura. En situaciones de poca luz no nos va a ayudar partir de f/4, en muchos casos tendremos que subir un poco el ISO para conseguir la exposición adecuada.

 

PROS:

  • Relativamente pequeño y ligero. Tiene un modo de transporte que colapsa el objetivo para que ocupe menos.
  • Muy nítido
  • Una de las mejores opciones por calidad precio en focales angulares
  • Sistema de enfoque STM que ofrece un enfoque suave y preciso, genial para vídeo
  • Incluye estabilizador óptico

CONTRAS:

  • La apertura máxima: f/4
  • El enfoque manual es de tipo ‘by-wire’ como en muchos objetivos modernos, es decir, no es mecánico sino que el anillo de enfoque actúa como control electrónico del motor del objetivo. En este tipo de sistemas no hay relación lineal entre el movimiento del anillo y el desplazamiento del enfoque, con lo que no son válidos para establecer marcas o referencias de enfoque en vídeo. Por lo demás cumple su función correctamente.
  • El chasis es de plástico para conseguir un objetivo ligero y barato. Sin embargo la montura es de metal.

 

ALTERNATIVAS:

 

 

 

 

Objetivos todoterreno (amplio rango focal)

Son objetivos que cubren un rango focal muy amplio, desde focales angulares hasta teleobjetivo medio. La principal ventaja es que son muy versátiles.

Por ejemplo durante un viaje si queremos ir ligeros de equipo y queremos cubrir cualquier posible circunstancia: desde planos abiertos hasta primeros planos y objetos lejanos. No perdemos tiempo cambiando de objetivos sobre la marcha.

La principal limitación está en la calidad óptica del conjunto. Es muy complicado diseñar y fabricar un objetivo que cubra un amplio rango focal y que mantenga un criterio de calidad óptica homogéneo, por ejemplo en lo que respecta a nitidez o a la aparición de aberraciones (geométricas, cromáticas…) en determinadas focales y aperturas.

Suelen ser objetivos poco luminosos, con aperturas pequeñas, que nos pueden limitar en condiciones de poca luz.

Es decir estos objetivos sacrifican un poco de calidad y prestaciones ópticas con el fin de ofrecer comodidad al usuario: equipo todo en uno, ligero y sin necesidad de cambiar de objetivo a cada momento.

Algunos objetivos recomendados:

 

Canon EF-M 18-150mm f/3.5-6.3 IS STM

Es un objetivo bastante pequeño y ligero teniendo en cuenta el rango focal que cubre. La focal equivalente en cuanto a ángulo de visión iría de 28.8mm hasta 240mm

Es perfecto para viajes por ejemplo, para callejear haciendo turismo si sólo queremos llevar la cámara con un único objetivo. Nos va a cubrir prácticamente en todas las situaciones que se nos puedan presentar.

Incluso para retrato, usando las focales más largas y con planos medios del sujeto se pueden conseguir desenfoques de fondo interesantes.

Eso sí, la apertura máxima (sobre todo a partir de 50-60mm) nos puede limitar en situaciones de poca luz ya que como máximo abre a f/6.3. Pero en interiores (museos, etc.) no se va a comportar mal si nos quedamos en las focales más angulares.

La calidad en cuanto a nitidez y aberraciones ópticas es correcta, no es brillante si comparamos con alguno de los fijos del sistema, lógicamente no podemos pedir eso a un objetivo todoterreno, pero en general el 18-150mm es un objetivo muy útil y práctico.

 

PROS:

  • Muy pequeño y ligero para el rango focal que cubre
  • Sistema de enfoque STM que ofrece un enfoque suave y preciso, genial para vídeo
  • Incluye estabilizador óptico, que funciona bastante bien tanto para fotografía como para vídeo.

CONTRAS:

  • No es excesivamente nítido, sobre todo en los bordes es un poco blandito hasta aproximadamente f/8
  • La apertura máxima, sobre todo a partir de focales medias (f/6.3), nos va a limitar en situaciones con poca luz
  • El enfoque manual es de tipo ‘by-wire’ (electrónico)
  • El chasis y la montura son de plástico, aunque en general la construcción se ve robusta.

 

 

 

 

Objetivos para retrato

Tradicionalmente para fotografía de retrato se suelen usar objetivos con una distancia focal en el rango del teleobjetivo medio: desde unos 75mm hasta unos 135mm. Y en general interesa utilizar grandes aperturas si queremos dar protagonismo al sujeto con respecto al fondo (fondos desenfocados)

Si se utilizan distancias focales cortas, para conseguir un determinado encuadre (por ejemplo retratos con planos cortos y primeros planos) nos tendremos que acercar mucho al sujeto y se produce una pequeña distorsión en las caras: los elementos que están más cerca de la cámara (por ejemplo la nariz) aparecen más grandes.

En general, un objetivo fijo en ese rango focal alrededor de los 100mm suele ser la mejor opción por relación entre nitidez, apertura máxima y precio.

¿Qué opciones tenemos para las Canon M?

  • Canon EF 50mm f/1.8 STM (con adaptador)
    Sería mi primera opción, sobre todo si combinara fotografía y vídeo. La distancia focal equivalente sería de unos 80mm, es decir, nos tenemos que separar unos metros del sujeto para primeros planos. Es súper nítido. Es barato, incluso si tenemos que comprar el adaptador. Y con su apertura podemos conseguir un buen fondo desenfocado.
  • Canon EF-M 32mm f/1.4 STM
    No es mala opción, es un excelente objetivo. Pero hay que tener cuidado con los primeros planos, si nos tenemos que acercar mucho al sujeto puede aparecer algo de distorsión geométrica. Por otra parte tenemos ese extra de apertura máxima. Muy buena opción para vídeo también.

 

 

Objetivos para fotografía callejera

La fotografía callejera es un mundo en sí mismo y hay tantas variantes y estilos como fotógrafos.

Históricamente se han utilizado mucho las focales ‘normales’, entre el 30 y el 50mm en cámaras full frame o de película. Este ángulo de visión da una perspectiva parecida a la de la visión humana, que casa muy bien con la fotografía que nos cuenta una historia y nos acerca a personas, personajes y lugares de la ciudad.

Una de las premisas de la fotografía callejera es que los sujetos se muestren naturales, que no posen o se sientan invadidos o molestos. Por ese motivo muchos fotógrafos prefieren focales largas, teleobjetivos medios por ejemplo.

Otros fotógrafos prefieren interactuar más con las personas, acercarse, usando focales un poco más cortas.

Objetivo fijo vs zoom para fotografía callejera:

  • Un objetivo fijo hace más fácil mantener una coherencia en todas las fotos de una serie, es decir, se sigue un línea argumental y una perspectiva más homogénea a la hora de contar la historia.
  • Los objetivos fijos suelen ser más ligeros y pequeños, pasan más desapercibidos
  • A igualdad de precio, los objetivos fijos suelen tener más apertura, lo que nos hace la vida más fácil a la hora de congelar el movimiento (disparar con velocidades de obturación altas) en situaciones de luz menos favorables.
  • Los objetivos zoom son más versátiles, nos permiten encuadrar rápidamente en situaciones en las que tendríamos más problemas con un fijo.

 

Algunas recomendaciones:

  • Canon EF-M 22mm f/2
    Una muy buena opción para fotografía callejera si te gustan los planos un poco más abiertos, la focal correspondería aproximadamente con un 35mm clásico. Un objetivo rápido (gran apertura) y que pasa totalmente desapercibido.
  • Canon EF-M 32mm f/1.4
    Esta sería la opción más versátil quizás si prefieres un objetivo de focal fija. Correspondería aproximadamente a un 50mm clásico. La apertura máxima te da ese margen que puedes necesitar en situaciones con menos luz.

 

 

Objetivos para deportes y naturaleza (aves, animales salvajes)

En este apartado no vamos a encontrar opciones entre los objetivos nativos del sistema. El 18-150mm se queda un poco corto para este tipo de situaciones. La focal mínima, al menos para aves, sería un 300m (que darían un ángulo de visión equivalente a un 480mm en full frame)

La opción más interesante creo que sería buscar un objetivo del sistema réflex de Canon (EF / EF-S) y usarlo con adaptador.

Aquí tienes más información sobre objetivos recomendados para fotografiar aves

Para el tema de deportes sería posiblemente la peor situación posible, sobre todo deportes en interior con iluminación insuficiente: por un lado necesitamos una focal relativamente larga, quizás con un 200mm tendríamos suficiente para la mayor parte de las situaciones, y por otro lado necesitamos disparar a velocidades de obturación altas (para congelar el movimiento de los deportistas)

El problema es que si vamos a teleobjetivos con una apertura razonablemente buena (digamos a partir de f/4  o f/2.8) ya entraríamos en las gamas altas profesionales, con precios bastante altos.

 

Objetivos para viajes

Situaciones que se nos suelen presentar cuando viajamos, por ejemplo si queremos fotografiar mientras hacemos turismo:

  • Como primer punto yo diría que siempre vamos a querer ir muy ligeros de equipo
  • No tenemos tiempo para cambiar de objetivo cada vez que lo necesitamos: la familia se impacienta, formamos parte de un grupo de turistas que van a su ritmo, etc.
  • Dentro de museos y espacios interiores necesitamos fotografiar sin trípode (porque no lo llevamos o porque directamente en muchos lugares no está permitido)
  • Queremos fotografiar un elemento lejano (edificio, monumento…) pero muchas veces no tenemos tiempo ni oportunidad de acercarnos más, necesitamos un teleobjetivo

 

Creo que no hay ningún objetivo que cubra todas las situaciones. Podemos elegir un todoterreno para cubrir mucho rango focal, pero en interiores con poca luz sufriremos un poco.

Combos que pueden funcionar muy bien:

  • Canon 15-45mm (kit) + Canon 55-200mm
    Creo que sería la opción más inmediata para complementar al objetivo de kit. Cubriríamos un rango focal muy amplio. En 15mm tenemos un ángulo de visión bastante amplio que nos viene muy bien para fotografía urbana (arquitectura, etc.). Nos limitaría un poco en interiores, museos y por la noche, ya que no son objetivos especialmente luminosos.
  • Canon 11-22mmCanon 55-200mm
    Es otra opción que me gusta mucho. El 11-22mm nos da mayor ángulo de visión para fotografía urbana y paisajes, prácticamente lo llevaría puesto el 95% del tiempo. Y el 55-200mm nos cubriría toda la parte de focales altas cuando necesitemos ir al detalle o para objetos lejanos.
  • Combo + Canon EF-M 22mm f/2
    Cualquiera de los combos anteriores más el Canon 22mm f/2. Es tan pequeño que lo podemos llevar en cualquier bolsillo de la mochila o de la chaqueta. Es una buena focal para fotografiar en interiores y su apertura máxima nos ayudará en esas situaciones con poca luz.
  • Combo + Canon EF-M 32mm f/1.4
    Ésta es otra combinación que me gusta mucho, aunque llevamos un poco más de equipo (más volumen) nos da mucha flexibilidad para hacer todo tipo de fotografía: urbana, arquitectura, retrato, interiores…
  • Todoterreno + fijo luminoso
    Tendríamos cubierto todas las necesidades que vimos al principio con dos objetivos. Con el todoterreno quizás perdamos un pelín de nitidez pero van a ser diferencias muy difíciles de apreciar a simple vista. Cubrimos toda la focal que necesitamos. Y para situaciones muy concretas podemos tirar del fijo, con su mayor apertura.